Autora : Nariel Springfield 28 jun. 2015



Hola cerecitas.

Lo cierto es que no pensé que tuviera que hacer esta entrada. O al menos no tan pronto. Anoche, a la 4:00 de la madrugada terminaba el que ha sido uno de los mejores programas radiofónicos que hay, uno de los más seguidos y más novedosos: Milenio 3. Todo el equipo, capitaneado por Iker Jimenez, ha acompañado a los milenarios desde hace catorce años por las sendas del misterio, mostrándonos otros puntos de vista, invitándonos a reflexionar, a investigar por nuestra cuenta y a creer. A creer no solo en espíritus, en fuerzas, en energías o en extraterrestres, sino a creer en nosotros, en que podemos despertar y, a nuestro modo, mejorar nuestra vida. Y eso, en un programa, no es muy común. Hay muchas cosas que me gustaría contar, pero tampoco sé muy bien por dónde empezar, así que creo que empezaré por el principio. Anoche, a las 4:00, los milenarios nos quedamos huérfanos.

Conocí el programa hace muchos años gracias a mi madre. Yo tenía unos 17 años por aquel entonces y recuerdo que, tras encontrar a un amigo, Rubén, que era un apasionado del programa, me pasaba los sábados conectado a messenger con él, con la radio puesta y comentando los programas conjuntamente. era entretenido, algunas historias daban miedo y eso, a mí, me encantaba. Creo que fueron dos temporadas las que seguí fiel, bebiéndome las palabras de Iker, aquellas historias tan apasionantes, hasta que por motivos empecé a no tener tiempo y, finalmente, acabé por olvidarme de que había una cita con los milenarios. Hasta que hace unos meses Kaoru, una milenaria de pura cepa, me redescubrió la magia de Milenio 3 y, desde entonces, no ha habido programa que no haya escuchado. Cada sábado me ponía la radio con ella y comentábamos los programas, como anteriormente hacía con Rubén.

Y aunque parezca una tontería, el simple hecho de sentirme acompañada, de ver que hay grandes misterios en el mundo, fuerzas que desconocemos y que me encantaría conocer, hizo que la mala época que arrastré entre finales del año pasado y principios de este no fuera tan dura. Me animaba escuchar sus voces, poder disfrutar de sus investigaciones, de los "Despierta" del Maestro Enrique de Vicente, de las historias de Santi Camacho, de la "Inmobiliaria Tahoces" y de tantas otras historias... Porque sí, creo que una de las mejores cosas que tiene el ser humano es esa: poder contar historias. Ya sean reales o ficticias. Y al igual que a mí, Milenio3 ha conquistado el corazón de muchísimas personas en España y en otros rincones del planeta, porque de no ser así, ayer el hastag #HastaSiempreMilenio3 no habría llegado a ser TT mundial. Aunque tal y como dijo Kaoru okino anoche, quizá hubiera sido más bonito que el TT mundial hubiera sido el hastag #GraciasMilenio3.

¿Gracias por qué? ¡Por muchas cosas! Por su naturalidad, porque no hay programas que yo haya visto u oído en los que los presentadores se emocionaran hasta las lágrimas, que rieran a carcajada limpia por una metedura de pata o que fueran tan espontáneos. Gracias por ser tan cercanos, por las bendiciones milenarias, por comunicaros con nosotros a través de las ondas, de las redes sociales. Gracias por cada investigación, por cada misterio, por cada despierta, por cada semilla que habéis plantado. Gracias por habernos dejado escuchar al dragón rugir durante tantas u tantas madrugadas. Y gracias por haber ayudado en los malos momentos a tantos y tantos oyentes, porque parece que no, pero las buenas vibraciones que mandáis nos llegan, nos han llegado siempre, y nos ha infundido fuerza. Por todo eso y mucho más gracias a Iker Jimenez, a Carmen Porter, a Diego Marañón, a Clara Tahoces, a Santiago Camacho, a Enrique de Vicente, a Javi Pérez Campos y a todos los que habéis hecho posible Milenio3.

Ayer dijo Iker que nada muere del todo si es recordado, y yo quiero ayudar a que no lo sea. No solo con este post, no solo reescuchando antiguos podcast y compartiéndolos con vosotros (os dejaré el link de los podcast al final), sino con un proyecto personal que ya va tomando fuerza en mi mente. Porque yo, como proyecto de novelista, quiero también ayudar a que esa semilla que plantasteis de sus frutos, quiero poder plantar pequeñas semillas en vuestro honor, y por eso en un futuro (espero que no muy lejano) trabajaré duro para dar forma a una novela, o a dos, o a tres, o a las que salgan de mi mente, donde el misterio y los investigadores sean los protagonistas. Gracias una vez más, esta vez por inspirarme.

Y con esto me despido de uno de los mejores programas de radio. es cierto que Cuarto Milenio continúa, que no se van del todo para siempre, y que posiblemente volverán en adelante (cosa que espero, porque así ese "hasta siempre" se convertiría en un "hasta luego"), pero personalmente la radio siempre ha sido más cercana. Espero que todos vuestros nuevos proyectos, vuestros nuevos caminos os lleven a lo más alto, porque tal y como habéis demostrado, cuando algo se hace con pasión, despunta y llega hasta las estrellas. Suerte a todo el equipo.

Y para aquellos que no conocéis Milenio3 y os gusta el misterio, os invito a que escuchéis las últimas temporadas en este link.

Edito la entrada para compartir con todos vosotros la lista de reproducción de Spotify que Diego Marañón nos ha dejado en twitter a los milenarios para que podáis rememorar toda la música de Milenio3. Un total de 230 canciones, entre ellas la melodía de comienzo de este maravilloso programa. solo tenéis que entrar en este link. ¡Gracias Diego!

Hasta nuestro próximo post.

Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Mundo de cereza - Date A Live - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -