Autora : Nariel Springfield 9 oct. 2015


¡Hola cerecitas!

Aunque tengo muchas cosas de las que hablaros, creo que es hora de hacer un segundo taller literario para todos aquellos interesados en escribir sus propias historias. Pequeños fallos que todos hemos cometido a la hora de redactar (ninguno nacemos sabiendo, ¿no?) pero que se pueden mejorar tanto a la hora de escribir como a la hora de revisar. En el primer taller hablamos de la utilización de los puntos suspensivos, las frases demasiado largas y la forma del imperativo, así que en esta nueva entrega abordaremos otros pequeños temas que, espero, os ayudarán a la hora de escribir.

Redundancias

Aunque no lo creamos, todos pecamos de ello. Yo he pecado mucho de ello (y lo sigo haciendo, no creáis que no), pero es algo que poco a poco se puede corregir.

¿Qué es una redundancia o ser redundantes? Ser repetitivos, utilizar la misma palabra para expresar el mismo concepto. Lo bueno que tiene el lenguaje español es que es muy rico y solemos tener varias palabras para representar o nombrar el mismo concepto, por lo que usar siempre el mismo, y mucho más en una misma frase, queda bastante feo.

La mayoría de las veces, al escribir, ni nos damos cuenta de ello: simplemente nos sentamos a escribir y vomitamos todo lo que tenemos en la cabeza tal y como nos viene. Y ojo, eso está muy bien, es la mejor manera de evitar que nos atasquemos y que la historia no avance. al menos a mí es lo que me sirve. ¿Cuándo hay que sentarse a buscar este tipo de cosas? En la revisión. Cuando queremos presentar un manuscrito a una editorial, lo más normal es que lo revisemos una y mil veces para que quede lo mejor posible, así que es aquí donde, con calma, tenemos que buscar esas redundancias, esas frases en las que repetimos el mismo verbo dos veces seguidas (sin tener la intención de hacerlo) o la misma palabra.

¿Se puede repetir un verbo o una palabra para enfatizar algo? Sí, claro que sí, en ese caso no es redundante, sino que es un recurso estilístico que consigue acentuar algo. Para que lo veáis claro os voy a poner un ejemplo:

Redundancia: <<Alina se acercó al baúl y el baúl estaba cerrado. ¿Cómo iba a abrirlo entonces? Tendría que buscar la llave del baúl>>. Sí, en esta frase lo he exagerado un poco, pero no creáis que no pasa, porque sí pasa. En este caso es claro que repite la misma palabra sin necesidad. <<Alina se acercó al baúl y este estaba cerrado. ¿Cómo iba a abrirlo entonces? Tendría que buscar la llave>>.

Énfasis: <<Jason alargó la mano hacia su mejilla, regalándole una caricia suave, muy suave, como si en vez de sus dedos fuera una pluma la que recorría su rostro>>. Esto no sería una redundancia, sino que al repetirlo, enfatiza la manera en la que la acaricia. ¿Puede ponerse de otro modo? Claro que sí, pero en este caso no sería incorrecto.

Y ojo, esto no solo pasa en la misma frase, sino que a veces, sin darnos cuenta (y yo lo he hecho mil veces, ya os lo confirmo) podemos repetir la misma palabra a lo largo de un texto sin darnos cuenta: poner muchos "pero", "aquel", "ese", etc. que, sin darnos cuenta, hacen que el texto resulte pesado, repetitivo y que incluso dé la sensación de duda. así que a la hora de revisar vuestros textos, tened en cuenta estas cosas.

Las coletillas

Esto viene muy a cuento con lo anterior y puede jugar a nuestro favor o en nuestra contra. Una coletilla es una pequeña frase o una palabra que se suele utilizar de manera constante. Por ejemplo, en una narración, a la hora de contar el por qué de un asunto, utilizar siempre la palabra "pues".

<<Bajó las escaleras, pues había escuchado pasos>>.

Usarlo una vez es un buen recurso, pero usarlo siempre se convierte en una coletilla, en una pequeña manía de cada autor que, sin querer, coloca en sus textos. Ahora, ¿cómo puede jugar esto en nuestro favor? Usándolo en los diálogos. Me explico. Cuando habléis con una persona, no solo oigáis lo que dice, sino escuchad con atención, porque estoy segura de que tendrán coletilla. Yo recuerdo, y nunca se me olvidará, que en el instituto siempre contábamos las veces que una de nuestras profesoras decía "bien" como comienzo de una frase a lo largo de una clase entera. Y nos salían números bastante altos. ¿Eso qué significa? Que es algo propio de ella, es algo que, inconscientemente, forma parte de su ser. Utilizadlo a la hora de crear personajes. No se lo pongáis a todos, pero nunca está de más utilizarlo a la hora de darle un aspecto distitivo a un personaje en concreto.

¡Y hasta aquí el taller de hoy! . Si tenéis alguna duda, o queréis que hable de algo en concreto porque necesitáis un cable o no sabéis cómo hacer algo, no dudéis en dejármelo en los comentarios. Intentaré aclararos todas las dudas que pueda.

¡Hasta la próxima, cerecitas!

Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Mundo de cereza - Date A Live - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -